Ejercicios para no perderse en casa

Fecha

20 de abril al 4 de agosto del 2020

Lugar

Instagram: @sebastiangilmz

Registro

Sebastián Gil

El mundo entero a fines del 2019 comenzó una batalla contra el COVID 19, este virus logró cruzar océanos y se expandió por el mundo a una velocidad inimaginable. Todos los expertos nos dicen que esta es la pandemia más implacable con la vida humana en 100 años. Hoy en la ciudad de Valparaíso, en Chile, vivimos confinados en nuestros hogares, sólo pudiendo salir de estos para cosas básicas como la compra de alimentos. Gracias a nuestra conexión a internet hemos podido enterarnos del avance o retroceso de la pandemia. A esto sumamos que desde octubre del 2019 el país vive un estallido social debido a que el pueblo se alzó contra años de abusos de las elites y los poderes dominantes. Vivimos en este estado de inestabilidad y contradicción. En este ambiente es donde he encontrado en el dibujo un lugar de apoyo, meditación y reflexión en torno a lo que me rodea.

 

El 20 de abril del 2020 comencé a subir a Instagram dibujos que registraban las acciones que iban ocurriendo al interior de mi casa. En ese momento declaraba la intención de realizar un dibujo diario, como un ejercicio, para no perderse entre las imágenes. Esperando con esto mantenerme en un asunto, haciéndome cargo de mi cotidiano, de las acciones, los objetos y compartir ese diario vivir con otras personas, para lograr un diálogo visual, y quizá motivar a más personas a dibujar.

 

Sin más, me puse a dibujar con un lápiz pasta negro (bolígrafo)  sobre el papel de una libreta los objetos que remiten a una acción. Todos los dibujos fueron hechos en base a fotografías digitales llevadas a la pantalla del computador y luego traducidas al dibujo en blanco y negro.

 

Paralelo a registrar el paso de los días por medio del dibujo, lancé dos preguntas, vía email, a distintos amigos artistas:

 

1- ¿ Qué es el dibujo para ti?
2- ¿ Qué importancia tiene en tu proceso creativo?

 

Las respuestas que llegaron de vuelta abren el campo de lo que yo creía, hasta ahora, era en definitiva dibujar. Las posibilidades que me indican mis amigos mediante las palabras escritas y orales son un puente hacia un conocimiento, al cual, yo no había tenido acceso.

 

Por ejemplo, cuando le hice la primera pregunta a Álvaro Oyarzún, artista visual, él respondió de manera muy rápida que “Alguna vez, y de forma brillante, Julia Kristeva definió el dibujo como, la forma visible del pensamiento, adhiero a esa definición” . La relación entre pensar y dibujar daba en el centro de una intuición, no se trataba de la clásica frase “te quedó igualito”, emoción causada por el dibujo parecido a su referente o lo que conocemos como el dibujo mimético, sino una idea en formación, en un proceso de aprender la realidad, un punto de vista, una observación y también un secreto. El lenguaje del dibujo como un medio para construir una idea, una escritura visual, que puede saltarse a la palabra para darnos a entender.

 

Artículo | https://lajugueramagazine.cl/portafolio-sebastian-gil-para-no-perderse-en-casa/