Octavia

Lugar

Sala de arte CCU

Año

2017

Mi abuela Lidia me regaló esta tv IRT para un cumpleaños, tiempo después de que se la pidiera para ver un partido de fútbol de la selección, en blanco y negro. Hoy se expone en una sala de arte y me pregunto por su voz, por su presencia. La Lidia dejó el planeta tierra cuando le faltaban días para cumplir los 100 años. De esa casa en la que vivió nacieron los Ecos, en esa casa construí la Luz Perdida. Ambas ideas conjuntas formaron una escultura que llamé Octavia, haciendo un homenaje al gran Italo Calvino y sus Ciudades Invisibles.
Octavia es un cuerpo en búsqueda de señal, en búsqueda de una voz, en la cual alguna vez Lidia podría volver a comunicarse conmigo.